Artículo
La hipnosis como metáfora de Poder en “Cagliostro” de Vicente Huidobro y “El Gabinete del Doctor Caligari” de Robert Wiene

Carmen Gloria Carvajal Vargas


Magíster en Literatura
Universidad de Playa Ancha de Valparaíso

Resumen

La novela-film “Cagliostro” de Vicente Huidobro y la película silente “El Gabinete del Dr. Caligari” de Robert Wiene convergen en que ambos protagonistas ejercen el Poder a través de la hipnosis. Este proceso psiquiátrico representa, metafóricamente, la imposición de la autoridad a grupos sociales minoritarios privándolos de su voluntad.

Palabras Claves: Cagliostro, Caligari, Poder, Hipnosis, Voluntad.

Abstract

The novel-film “Cagliostro” by Vicente Huidobro and the mute movie “The Cabinet of Doctor Caligari” by Robert Wiene, both have the same way to apply the power throught the hipnotism. In metaphor, this psychiatric process mean the imposition of the authority to the minority social groups, so they are deprive of their will. Keys Words: Cagliostro, Caligari, Power, Hipnotism, Willpower.

Vicente Huidobro, durante su larga estadía en Francia, fue parte de una exclusiva pléyade de artistas. Compartió con Tristán Tzara, Pablo Picasso, Juan Gris, Max Jacob, Robert Delaunay, etc. Presenció grandes espectáculos y tuvo acceso a las primeras funciones del cinematógrafo. Sin duda, se impresionó con la que sería considerada la mejor película expresionista: “El gabinete del Doctor Caligari" . Motivado por el cineasta rumano Nime Mizú , escribió el guion cinematográfico de Cagliostro para ser proyectada con las técnicas del cine silente. Mas, la proyección de la primera película sonora “El cantante de Jazz” escatimó su finalización y estreno. Posteriormente, el texto escrito fue transformado en novela-film convirtiéndose en uno de los libros más notables del poeta.

Caligari y Cagliostro poseen puntos en común: ambos son médicos, hipnotizadores y personajes ávidos de poder. Ambos realizan acciones inescrupulosas a través de la inhibición de la voluntad de aquellos seres que consideran inferiores. Caligari maneja a César, un paciente del hospital psiquiátrico y Cagliostro, a su joven mujer.

El acto volitivo, según Rychlowski , se ve alterado con la aplicación de la hipnosis. Dicho acto implica una meta, una motivación, una decisión y una ejecución. Esta última puede perfectamente lograrse. La voluntad imprime un sello a la personalidad. Encontramos, así, hombres dominados por otros. Se suprime la libertad del acto volitivo. Rychlowski plantea la “voluntad del poderío” de Allers, en la cual se conserva y se afirma el propio ser en el ambiente. Este acto volitivo es suprimido a través de la hipnosis. Para Papalia será “un proceso practicado por una persona con habilidades específicas, que es capaz de sumir a otra persona en un estado de gran sugestionabilidad en el cual las percepciones de esta cambian según las indicaciones del hipnotizador.”

Algunos de los comportamientos más frecuentes durante el trance son: rigidez de los brazos, falta de dolor, alucinaciones, amnesia, la falta de control sobre la voluntad y seguir órdenes posthipnóticas.

No todas las personas pueden ser hipnotizadas fácilmente. Tras múltiples estudios, se concluyó que la aceptación fácil de una persona autoritaria, junto con la habilidad de escapar a un estado distinto de conciencia, son los elementos esenciales para ser hipnotizado . Es decir, la persona a sugestionar debe tener fe en el método. De otro modo, la técnica es ineficaz.

Desde finales del siglo XVII hasta la primera década del siglo XX, la hipnosis era socialmente aceptada. En la década del 20, Freud renegará de sus orígenes en la escuela hipnótica y creará su propia terapia, el psicoanálisis. Tras la Primera Guerra Mundial se retorna a este procedimiento para subsanar los traumas de los soldados repatriados, siendo considerada a partir de esta fecha como medicina.

En relación con la temática del poder presentada en la obra, Hegel sugiere una interdependencia entre la ley, la historicidad y la narratividad en cuanto implica la existencia de un sistema legal en contra o a favor del cual pueden producirse agentes típicos del relato. Se puede afirmar, entonces, que la narrativa en general está relacionada con la ley, la legalidad, la legitimidad, en suma, en la autoridad . “Cagliostro” está colmada de transgresiones jurídicas o legales, alteración del orden de la vida. Ejemplo de ello, lo constituye el haber regresado a la vida a un muerto, convertir metales en oro, trocar las decisiones de las personas tras hipnotizarlas, revelar sus secretos de mago, etc. Cagliostro peca de soberbia, se siente superior a las leyes. Incluso declara atiborrado de poder y arrogancia: “Nadie sabrá jamás lo que yo he sabido”.

El poder de transformar lo presente, Nietzsche lo denomina “voluntad de poder” . Esto, consiste en demostrar la fuerza creciente. Encontramos como elemento indispensable la lucha, irracional e impulsiva, pues la vida se alimenta con la vida de otros seres: vence el más fuerte. Cagliostro lucha en contra de sus enemigos, la incredulidad de los nobles y la impotencia y desesperación de que su esposa no lo ame. Caligari, en cambio, lucha contra un solo enemigo, el peso del juicio social, lo que no debe hacerse, lo que los demás esperan de ti, lo políticamente correcto. Por otro lado, el poder significa crear. Se puede crear o aniquilar valores, hacer florecer en otra estación, eliminar vidas, mejorar a un enfermo, matar a inocentes.

En la temática del Poder, el Sujeto ejerce autoridad y dominio en el Otro a través de la fuerza. La Otredad está representada por los grupos minoritarios que son obviados en el ejercicio del poder. Estas minorías las constituyen las mujeres, ancianos, niños, homosexuales y enfermos mentales.

Cagliostro se obsesiona con el poder y sobre esto ya nos advertía el narrador:

“…porque es innegable que un hombre que tiene el poder de sugestionar a toda una colectividad para hacerle ver lo que él quiere que vea es, por lo menos, tan extraordinario como el hombre que fabricara oro, que alargara la vida o hiciera crecer las perlas y, que este hecho es tan maravilloso como los otros.”

Da números de la lotería, contrarresta los efectos mortíferos de los venenos, etc. No obstante, hay dos cosas a las cuales no puede acceder: el amor de Lorenza y tener el apreciado don de la ubicuidad, es decir, controlar lo intangible. Para compensarlo, hipnotiza a Lorenza y, mentalmente, la hace viajar a otros lugares, observar y relatarle a su esposo lo que está sucediendo. Gracias a esto, Cagliostro puede tomar medidas preventivas de las intrigas que se tejen en torno a él. Crea, además, la ilusión de que Lorenza lo ama y él se satisface en ello, sabiendo que este amor es producto de la sugestión implantada. Resiste a sus instintos de hombre, manteniendo a su esposa siempre encerrada en casa custodiando su virginidad pues, si Lorenza la pierde, Cagliostro pierde también su instrumento, su pasaje inmaculado a otras latitudes.

En “El gabinete del doctor Caligari”, según Kracauer, “el personaje de Caligari corporiza esas tendencias; representa la autoridad ilimitada que deifica el poder por el poder mismo y, para satisfacer su ansia de dominación, viola cruelmente los valores y derechos humanos.” Se diviniza a sí mismo mediante cada asesinato que acomete en la voluntad invalidada de César.

En Caligari, la Otredad está dada por César, un loco fácilmente hipnotizable. El doctor trasvasija toda su oscuridad homicida en él y le ordena que ejecute los asesinatos. En Cagliostro, en cambio, la Otredad está representada por su esposa Lorenza, una mujer hermosa, ingenua y pura. Mas, esta Otredad, a diferencia de César siempre en trance, no se subyuga. Aún así, ambos personajes son débiles de mente, altamente vulnerables e influenciables.

Tanto Cagliostro como el doctor Caligari ejercerán el poder utilizando la técnica de la hipnosis, la cual no es más que un recurso metafórico en el ejercicio de la tiranía.

En la vida social, un individuo sufre muchas presiones para someterse a lo que dicta la sociedad. No obstante, algunos de ellos suelen destacarse siendo considerados por sobre los demás.

Acentuar el conformismo o la individualidad dependerá de la sociedad en la cual se esté inmerso. Sin embargo, hay un rasgo en común en todas las comunidades: el conformismo es más latente si existe una clase social más elevada que motive a la imitación de la conducta. Frente a esto, Smith y Smith afirman que:

“Las metas educativas, la escuela, las realizaciones artísticas, los progresos científicos, los motivos religiosos, el éxito en los negocios o la vida pública, todos intereses generales que motivan al individuo durante la mayor parte de su vida. Sólo tiene significado dentro del marco social.”

Las aspiraciones personales se condicen, por ende, a las motivaciones sociales. Cada individuo señalará su límite. De este modo, si la diferencia entre nivel de rendimiento de un individuo y su nivel de aspiración es notable, la obstrucción directa, por carencia o privación o conflicto entre dos o más condutas motivadas, dará origen a una seria frustración. Rescatan Smith y Smith que el mantenimiento de la intolerancia y hostilidad hacia diversos grupos minoritarios depende -en parte- de factores importantes que contribuyeron a los conflictos o frustraciones que aparecen en la vida adulta.

Lang fue el primer director elegido para realizar la película “El gabinete del doctor Caligari”. Tras insoslayables desacuerdos con el productor, es despedido y reemplazado por Robert Wiene. La obra de aquel plagada de horrores, donde la tiranía era crudamente castigada con el encierro del doctor Caligari en el manicomio y el repudio social, se transforma con Wiene en una obra con matiz conformista. El encierro no es verosímil dentro de la ficción, sino que habita en la mente enferma de un esquizofrénico. A pesar del conformismo, conserva aún rasgos revolucionarios. Agrega Kracauer:

“Entonces, la frustración de Caligari aparecía como perteneciente a las experiencias psicológicas. En esta forma, la película de Wiene sugiere que durante su replegamiento dentro de sí mismos, los alemanes fueron movidos a reconsiderar su creencia tradicional de autoridad.”

Se engendra en Alemania lentamente la rebeldía, casi a nivel subcutáneo. Para Kracauer, Caligari es una premonición de la tiranía impuesta más tarde por Hitler en cuanto usa su poder hipnótico para imponer su voluntad a su instrumento. Sería una técnica precursora, en contenido y propósito, el manejo del alma que Hitler practicaría primeramente y a gran escala.

En contraposición a esto, Caligari nos presenta a un individuo altamente frustrado debido a la carencia amorosa por parte de su esposa, quien le recrimina que solo la necesita para satisfacer sus intereses: “Tus ambiciones, querrás decir, tu sed de dominio” . Lorenza le manifiesta su miedo y la imposibilidad de huir de él sabiendo que a su lado se atormenta su alma:

“Qué importa ser la reina del mundo si debo perder mi alma para siempre. Os juro que solamente por la fuerza diabólica estoy ligada a vos. En el fondo de mi alma empiezo a odiaros.”

Tras el abandono desesperado de su esposa, Cagliostro hipnotiza a su ayudante Albios para que apuñale a su esposa por él. Albios obedece y se dirige a la hostería donde ella se encuentra. Mas, no la puede asesinar ya que aparece otro mago, el antagonista desconocido hasta el momento por Cagliostro, Marcival, quien le detiene el brazo desde la calle al fiel servidor del médico.

Este rescate es inútil. Lorenza sabe que la única manera de escapar del dominio de su esposo es a través de la muerte. Se suicida con un puñal clavado en el corazón. Cual metáfora, las minorías saben que el único medio de subversión es perder el alma y, así, no tener dueño. De otro modo, solo queda el conformismo.

“Cagliostro” y “El gabinete del doctor Caligari” convergen en presentar a la autoridad, especialmente la tiránica, como hábil en la técnica de la hipnosis manteniendo, de este modo, sus intereses resguardados. En el tiempo histórico de ambas obras tenemos los orígenes de los regímenes autoritarios en Europa y América tras las guerras mundiales. En la actualidad, dicha hipnosis estaría dada por los medios de comunicación masiva.

“El gabinete del doctor Caligari”, película testimonio del miedo que habitaba el imaginario colectivo todavía por esas fechas y “Cagliostro”, precursora en Latinoamérica de textos vanguardistas con lectura semiótica y de carácter profético, nos darán huellas a seguir en la búsqueda de la verdadera esencia de la modernidad y la eterna obsesión por el poder.

Bibliografía

-Figueroa Velasco, Adriana. Conociendo a los grandes filósofos, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1995.
-Huidobro, Vicente. Cagliostro, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1997.
-Kracauer, Siegfried. De Caligari a Hitler, Ediciones Nueva Visión, Buenos Aires, 1961.
-Papalia, Diane E. Psicología, Editorial Mc Graw-Hill, México, 1998.
-Rychlowski, Bruno. Lecciones de Sicología y Lógica, Editorial Salesiana, Santiago de Chile, 1974.
-Smith, Karl y Smith, William. La Conducta del Hombre, Eudeba, Buenos Aires, 1965.

 

Artículo Por Carmen Gloria Carvajal Vargas Muy Interesante !